“Si salgo sin maquillaje nadie lo notará”…”¿Para qué me voy a peinar?”….”Me pondré cualquier cosa, total es solo un momento, no importa….me pongo lo que sea”.

Su servidora no es experta en moda, no es mi título, mi intención no es criticar a nadie lo que quiero lograr es sensibilizar sobre aspectos que son básicos y que toda mujer debería manejar para sacarle el máximo provecho a su imagen personal y profesional.

Volviendo al clásico “me pondré cualquier cosa..” que leíste anteriormente, éstas son afirmaciones que muchas veces nos pasan por la cabeza en algún momento de la vida, porque en nuestro círculo social ya sea pequeño o grande siempre seremos invitados a algún evento o ceremonia, reunión, o simplemente en tu trabajo o  en la universidad, y toca aceptar que existen errores que cometemos al vestir, no siempre, pero que por suerte, tienen solución.

Veamos cuáles son algunos de esos errores al vestir ( si, hay muchos mas) y hagamos nuestro autoexámen para saber si los estamos cometiendo o no.

LOS ERRORES MAS COMUNES AL VESTIR SON:

1.Usar traje blanco siendo invitada a una boda.

El día que alguien contrae matrimonio es un momento especial, la novia es la única que debiera gozar el privilegio de usar un vestido blanco o sus damas si así ella lo requiriera. Es de mal gusto ir vestida de blanco a una boda si usted no es la novia, a menos que la contrayente haya decidido que sus invitados fueran vestidos de este color de la cabeza a los pies. Hay una amplia gama de colores en el mercado que pueden hacer que te veas fabulosa sin opacar a la radiante novia. Este es su momento, dejemos que lo aproveche.

De Blanco, solo la novia. Photo by Alvin Mahmudov on Unsplash

2. Asistir a un evento eclesiástico o religioso con cualquier prenda.

Los que me conocen saben que soy católica, y respetando las creencias de todos, pienso que, no importa tu inclinación espiritual, debes respetar la casa de oración donde asistas. Me ha tocado ver personas con jeans rotos, pantalones cortísimos, chancletas, camisas de tiras, ropa maltratada por las lavadoras, ropa interior que se convierte en exterior y más.  De pequeña, me enseñaron que a la casa de Dios uno va lo mas presentable que puede, no con ropa de oro, pero por muy secillos que seamos, estoy segura que todos tenemos una pieza que denota seriedad, hasta elegancia y si está limpia y planchada mejor, esto demuestra respeto al el evento.

Corto. Photo by Jonathan Cooper on Unsplash

3. Ir a una entrevista de trabajo vestido/a de forma inadecuada.

Cuando hablo de forma inadecuada me refiero especificamente a escotes pronunciados, suites muy apretados, camisas que hacen notar la ropa interior, zandalias abiertas exóticas, caballeros sin afeitar o con cabello muy largo, zapatos sucios entre otros. Dependiendo de donde sea la entrevista de trabajo o en qué rubro usted se maneje, lo mas recomendable es que vaya acorde al puesto que va a desempeñar sin dejar de lado su higiene y pulcritud para que logre ese anhelado empleo. Recuerde que su imagen es su carta de presentación.

4. Tener una apariencia desarreglada.

No es una regla absoluta estar SIEMPRE maquillada y perfectamente peinada (mentira!!!) ese tipo de perfección no la tendrá nadie jamás, porque hasta las modelos, actrices y demás mortales se despeinan y salen a la calle sin maquilaje.  Pero una cosa si es cierta, y es el hecho de que estar despeinada/o, con las uñas desarregladas, y sin gota de maquillaje, los varones con la barba descuidada, orejas y nariz con vellos en exceso deja mucho que decir de alguién.  Hay quienes no se maquillan, y eso está perfecto, pero cuide su rostro y que su cabello pueda crear un balance entre la falta de maquillaje y su arreglo.

No permitas que esto te ocurra.

Existen personas que solo se arreglan el cabello para una ocasión especial y la vida, el estar vivos, ya es una ocasión especial, con todo y sus altibajos, suéltese ese cabello, dele cariño.  Si tiene el recurso, vaya al salón de belleza, arreglese para usted misma, siempre existe la posibilidad de encontarse con un/a ex , no permita que la/o vean desarreglada/o. Hace poco leí una cita que dice: “Vestirse bien es un acto de gratitud hacia uno mismo y de cortesía hacia los demás

Dile NO al desarreglo

5. No saber diferenciar entre formal e informal.

Normalmente se siguen entregando invitaciones que dicen especificamente: casual, vestido coctel, formal, semi-formal, entre otras.  No todos los códigos de vestimenta son iguales. En una boda no debería vestir jeans o sweter, como tampoco vestir demasiado formal para un acto sencillo. Si no sabe cómo diferenciar una de la otra, en google hay múltiples opciones y páginas que pueden asesorarte, en caso que no tengas quién te pueda guiar.  Incluso se ofrecen los servicios de Personal Shopper, quienes te asesoran a la hora de comprar ropa, te ayudan a empacar tu maleta si viajas, con prendas que puedas combinar sin tener que llevar exceso de equipaje, también se brindan asesorías online por si no sabes qué ponerte para esa ocasión (ésta última la puedes solicitar usando solo tu dispositivo móvil).

Formal. Photo by Hunters Race on Unsplash

 

En actos formales o protocolares evitar los zapatos de corcho o plataforma, estos son reservados para playa o verano; los he visto incluso en oficinas, aretes largos con brillantes (porque estan en tendencia) en bancos y otros;  del maquillaje ni se diga, colores exóticos en horas laborables y con el boom de las uñas acrílicas super largas y las mega pestañas le restamos formalidad y elegancia a nuestro look.

Excesivo.Photo by Sharon McCutcheon on Unsplash

6. No vestir de acuerdo a la edad.

Ya nadie debería sentirse excluído por la moda, ya que existen modelos o guías para vestir acorde a nuestra edad y tipo de cuerpo. En este tiempo las mujeres debemos ser muy cuidadosas al momento de elegir nuestras prendas ya sea por ser muy joven o por ser una adulta madura. Por qué lo digo?  He visto mujeres mayores usando ropa muy corta o ajustada, transparencias, escotes profundos que logran el efecto contrario al de verse sexy.  Hay una edad para todo, por eso si quieres ponerte algo hoy, póntelo pero primero pregúntate: “¿Esto se me ve bien? ¿Es mi estilo?.He escuchado algunas decir “Yo ya no tengo edad para lucir tal cosa…” La edad no debe ser un impedimento para vestir, pero si hacerlo con conciencia y teniendo pleno conocimiento de nuestro cuerpo.

Lo importante es no perder tu esencia sea cual sea tu edad, siempre viste de manera sencilla y adecuada con los básicos de tu closet, que nuca pasan de moda, puedes verte linda sin tratar de aparentar una edad que ya pasó su camino en tu vida. Gocemos cada etapa mientras podamos porque este tiempo no regresa, la vida es muy corta para estar cometiendo errores al vestir.

Libre. Photo by redcharlie on Unsplash

Y tú, qué piensas de este tema? Déjame saber en los comentarios.

Categorías: Imagen

1 comentario

Amparo Flórez Rendón · 7 agosto, 2019 a las 11:48 am

Son muy acertados sus comentarios. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *