Últimamente vemos muchas historias de mujeres que se están atreviendo a crear su empresa, el ser nuestro propio jefe se ha convertido en algo que motiva cada día a miles y miles de nosotras a generar ingresos desde nuestro hogar y asi ganarnos el título de  “mujeres emprendedoras”.

EMPRENDEDORAS-Photo by Christina @ wocintechchat.com on Unsplash

La crisis mundial que atraviesan todos los países, nos lleva a muchas a tomar la decisión de dejar un trabajo de 8 horas o más y dedicarnos a otra profesión, incluso en ocasiones a estudiar nuevas carreras. Y no solo la crisis, muchas veces el no tener quien nos apoye 100% en los quehaceres del hogar, nos empuja a quedarnos en sitio y ver la manera de generar desde allí.

Me ha tocado ver negocios que abrieron con toda la ilusión, esperanza y deseos de ofrecer un servicio al cliente y han  cerrado sus puertas y al ver esto me da nostalgia, no sé si sea porque ya estoy en ese camino del “emprendimiento” pero pienso en todo lo que le debió haber costado a esa persona poner a funcionar su negocio y que de la noche  a la mañana haya tenido que tomar la dura decisión de poner fin a su sueño.

¿Qué piensan los demás?

Muchos piensan que si emprendemos será pan comido, será fácil, cuando la verdad no está ni cerca de la realidad.

Al tomar la decisión de ser emprendedoras, al mismo tiempo nos estamos sobrecargando de más trabajo, ya que debemos realizar la labor del jefe, del mensajero, del creativo o diseñador, del cocinero, auditor, abogado y hasta más.

Por ser nuestra propia empresa o negocio debemos trabajar horas extras, mientras otros descansan, también toca estar al día con lo último en avances de nuestro rubro o profesión para poder ofrecer un servicio de calidad a nuestros clientes potenciales y ni hablar de la tecnología, que va volando en estos momentos y que, si no te subes a ese avión, te quedas atrás y no facturas.

El atreverse a hacer algo distinto o fuera del patrón crea críticas, incomodidad de familiares y amigos,  desde su punto de vista, la gente te mira de forma extraña, se ríen, algunos ni te hacen caso, porque creen que estás loco/a, piensan que no tienes las agallas, te creen iluso/a, todos quieren aconsejarte que dejes de intentarlo, pero ahí es donde debes estar plenamente convencido y hacer  LO QUE REALMENTE QUIERAS.

¿Funcionará?

Inténtalo y lo sabrás

Necesitamos tener paciencia. SI. Un negocio no se construye de la noche a la mañana. Habrá días buenos como días no tan buenos, mas bien serán de aprendizaje, a veces queremos tener muchísimas ventas o lo que sea que hagamos,  que sea inmediato.  Como dice el dicho, Roma no se hizo en un día. Te invito a conocer la historia de grandes empresas que iniciaron o en farmacias o cocheras, pero su innovación y deseos de superación rebasaron fronteras.

Ser emprendedoras, requiere constancia, motivación, perseverancia, creatividad, educación durante el proceso, equivocaciones (muchas). No hay nada que nos enseñe mas que equivocarnos, si te equivocas, aprendes.

En ocasiones, lograr el número telefónico de un cliente potencial, ya es ganancia.  He participado en bazares o mercaditos como muchos le llaman con mi otro emprendimiento y he escuchado a artesanos decir “No vendí nada” y caen en depresión al punto de no querer intentarlo más.

Claro, hay factores que influyen en tus ventas, de ese tema no soy experta, pero si puedo decir que una actitud positiva hace la diferencia en tu negocio.

Emprender es arriesgar y enfrentar lo que venga con nuestra mejor cara.

Emprendedoras con hijos

Tengo dos hijos y pues a pesar de ya no estar tan pequeños, igual demandan de mi atención y cuidado.  Cuando por fin creo que tengo todo bajo control, la nena quiere algo o simplemente me dice: “mami deja eso, vamos a jugar” me hace pausar la idea o trabajo que esté realizando en el momento.  Me ha tocado decirle en ocasiones que mamá tiene que trabajar o que terminar tal actividad, ella no lo entiende por su corta edad, así que me tengo que volver su compañerita de juego y pues eso conlleva a que la idea se esfume y sin saber si regresará o no.

¿Jugamos mami?

Si supieran las veces que suspendí este artículo porque una personita me invitaba a jugar (como unas 10 veces).

Si tienes hijos o cuidas niños aprovecha el momento en el que están mas distraídos (sin quitarles la supervisión) ya sea que vean televisión (adecuada ya a partir de los 3 años) o mientras juegan, si tienes un laptop será tu mejor aliada. Yo tengo momentos mas creativos, en la noche que mis hijos  duermen, aunque probablemente ya no tenga la misma fuerza para crear por el cansancio, pero allí es donde reside el deseo de querer salir adelante y darle valor a tu emprendimiento.

Las emprendedoras, necesitamos ser pacientes para poder crear, pero sobre todo, creer en nosotras mismas y en el importante papel que desempeñamos en este siglo con o sin hijos.


Ideas van y vienen...

Yo soy de las que a veces hasta en la ducha estoy pensando en “emprendimiento” cómo hacer tal publicación, cómo ser innovadora y hasta más.  Las ideas surgen cuando menos me lo imagino, mientras desayuno, en la fila del banco, mientras me quito el maquillaje y puedo seguir…….

Debo confesar que hace algunos años ni por la mente me hubiera pasado ser parte de la nueva ola de mujeres emprendedoras, mucho menos crear algo, ya que por razones culturales se nos ha enseñado que solo una persona con alto poder adquisitivo, puede financiar o comprar una franquicia o construir un imperio que se convierte en un negocio millonario.

Photo by Marten Bjork on Unsplash Copy

ATREVERSE

¿Y esto, a quién no le quita las ganas? Nos hace inmediatamente querer tirar la toalla y ni siquiera intentarlo. Pero dicen que la toalla solo se debe tirar en la playa y de eso estoy totalmente de acuerdo.

Estamos siendo preparados para el futuro, no para emprender sino para servir o trabajar para otros.  Con esto no digo que esté mal, para nada, si tienes una carrera exitosa, bien por ti y por todo lo que seguro haz alcanzado, pero si algún dia te cruza por la mente la idea de hacer algo diferente a tu carrera sin abandonarla, te invito a que te atrevas a ser DIFERENTE.

 Si crees en una idea, aunque sea loca, LLÉVALA A CABO o por lo menos inténtalo, no te quedes con la frase “si hubiera…” Es mejor fallar, pero haberlo intentado, de esa forma tendrás tu aprendizaje personal.

Emprender conlleva que muchas veces no estés a tiempo completo con tu familia o que estando de vacaciones sigas creando, escribiendo, vendiendo o lo que sea que hagas de tu empresa o negocio. Esto puede hacer que te cuestiones a menudo sobre si lo que estás haciendo vale tanto la pena que pongas en pausa hasta tu descanso.

¿Qué puedo hacer?

APOYO-Photo by Tim Mossholder on Unspla

Si un amigo/a tiene un emprendimiento POR FAVOR, NO LO JUZQUES.

Te dejo varios tips para apoyarlo:

  • Ponte en sus zapatos (imagina si fueras tú, cómo te sentirías).
  • Prueba su producto o servicio.
  • Evita pedirle rebaja .
  • Si tiene redes sociales, síguelo y comparte lo que postea, (recomiéndalo).
  • Impúlsalo a ser mejor cada día (a quién no le gusta el apoyo).

Por mi parte seguiré participando en cuanto taller, seminario, plática, o impulso de marca pueda, porque sé que a la larga rendirá frutos en mis emprendimientos, sí, tengo 2, uno propio y otro que comparto con dos amigas de la secundaria.

Increíble como la vida te separa y luego conecta con quienes menos te imaginas para crear momentos especiales.

Tienes algún amigo/a emprendedora? ¿Qué te cruzó por la mente cuando supiste que tenía o tiene un emprendimiento o negocio?

Déjame saber en los comentarios.


4 commentarios

Shaury Duffis · 13 marzo, 2020 a las 5:34 pm

Me parece muy bueno el post! Yo recién estoy saliendo de la fase de que mi familia no cree que pueda ganar dinero siendo blogger a pesar de que llevo casi 3 años diciéndolo. Tengo de verdad muchas más ganas de trabajar en algo por mí misma y manejar mi tiempo que gastarlo en jefes y dueños que jamás valoran lo que uno hace y que solo soy un simple numero para ellos.

    Yurian · 13 marzo, 2020 a las 9:09 pm

    Hola Shaury, totalmente de acuerdo contigo, a la fammilia le cuesta un poco adaptarse y aceptarlo, lo importante pienso yo es mantenrse firme hasta el final y trabajar con mas ganas que nunca. Te mando un abrazo.

Beth · 14 marzo, 2020 a las 5:28 pm

Excelente amiga. Cree en ti y lograrás todo lo que te propongas. Saludos¡¡¡

    Yurian · 15 marzo, 2020 a las 9:04 pm

    Gracias como siempre por tu apoyo comadre, asi debe ser, creer en nuestras capacidades y salir adelante. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *